Personas que dejan HUELLA

Hoy nos ha dejado su HUELLA…

EVA Y VIRGINIA                                                                                                        Fundación Oxígeno

El pasado día 8 de Mayo, Virginia y Eva de Fundación Oxígeno, nos acercamos al colegio de Campolara para hablar sobre el Objetivo 15 de desarrollo sostenible: la vida en la tierra tal como nos propusieron desde Voluntared. Durante este taller estuvimos tratando el problema principal que tienen nuestros ecosistemas terrestres: la degradación del suelo.

Después de estudiar con los participantes las diversas causas: contaminación, intensificación de la ganadería, actual sistema agrícola, deforestación, y sus consecuencias: desertificación, erosión y por tanto, degradación del suelo, explicamos cómo contribuimos para paliarlo, a través de nuestro trabajo en la Fundación Oxígeno y también desde nuestro propio plano personal.

Eva y Virginia

Diariamente educamos, formamos y sensibilizamos a niños, jóvenes y adultos para crear entre todos un planeta más sostenible donde nuestra forma de vida deje la menor “huella” o impacto posible.
La manera que tenemos de hacerlo es organizando voluntariados ambientales, campañas de educación ambiental, actividades de sensibilización y formación como charlas, rutas interpretativas, talleres ambientales, ciclos de cine….

Trabajamos también por un cambio en los hábitos de las personas que ayuden a proteger los recursos naturales, a reducir el consumo de energías, a generar menos y separar mejor nuestros residuos y a realizar una compra responsable para contribuir con todo ello al cuidado de la salud del planeta y de las personas.
Desde el punto de vista personal, intentamos reducir nuestra “huella ecológica” esto es, el impacto que tiene nuestra forma de vida en el medio ambiente. Para que ésta sea menor, hacemos varias cosas en nuestro día a día:

Compramos de manera responsable: adquirimos productos locales sostenibles o ecológicos y/o de comercio justo. De este modo contribuimos a que pequeños agricultores y ganaderos que cuidad de la salud de nuestros suelos y fomentan la biodiversidad puedan seguir habitando en las cada vez más despobladas áreas rurales de nuestro entorno más cercano. Es una de las maneras más poderosas que tenemos para proteger los recursos naturales: comprar menos y comprar mejor.

Intentamos también generar pocos residuos. Esto lo conseguimos comprando menos productos envasados, reutilizando los envases, compostando la materia orgánica para hacer abono para nuestro huerto o macetas, y reciclando los pocos residuos que generamos, para que los viejos productos que ya no nos valen puedan ser convertidos en otros nuevos que alarguen la vida útil de las materias primas, reduciendo así el consumo de unas nuevas.

Además, ofrecemos nuestro tiempo y esfuerzo a pequeñas labores solidarias como los voluntariados ambientales. En nuestro tiempo libre, contribuimos a la conservación de las aves a través de estos voluntariados.

Además cuando viajamos, siempre lo hacemos de manera responsable, para contaminar menos y no impactar negativamente sobre las poblaciones que visitamos.

Creemos que con un pequeño cambio en los hábitos de vida de las personas se pueden hacer grandes cambios para mejorar la salud de los ecosistemas terrestres, de los que depende la vida en el planeta y nuestra vida.

 

PEDRO Y JULIO                                                                                                       Hermandad de Donantes de Sangre

Se ha producido en estas semanas pasadas la feliz circunstancia del encuentro en los espacios del colegio Campolara entre sus alumnos del proyecto Crece basado en la huella, en este caso “La huella de Donantes” y nuestra Hermandad de Donantes de Sangre.

Entre las labores de sensibilización que venimos desarrollando en nuestra asociación la que más alegrías nos está reportando es precisamente la de trabajar con los niños y adolescentes. La donación es algo más que un acto mecánico en el que alguien se desprende de algo que acaba en manos de otra persona. Para nosotros entraña un modelo de vida en el que entendemos la cooperación intergeneracional, la inclusión en el mundo en el que vivimos, el concepto de solidaridad y la apuesta en General por una sociedad colaborativa.

Cuando nos acercamos a los colegios para compartir con los alumnos/as nuestro quehacer es más importante hablar de filosofía o de sociología que de la propia biología que circunscribe el acto de la donación. Porque nos acercamos para hablar de la vida desde muchos puntos de vista como los citados: el filosófico, el político, el social, o el antropológico.

IMG-20170220-WA0026

Quizá de estos pequeños encuentros se puede obtener una impresión/experiencia más allá del acto puro de la donación que implica entenderse como ciudadano activo de las sociedades complejas en las que vivimos. Ponemos en manos de los niños la reflexión de lo que les espera como adultos y en tanto que ciudadanos responsables, unimos a su tan ansiado deseo de obtener un carnet de conducir, matricularse en la universidad o emanciparse…, ser Donante. Cobra tanta importancia como cualquiera de las anteriores; es la puesta de largo como adultos proactivos en las comunidades a las que pertenecemos.

Por supuesto que descendemos a la especificidad de nuestra labor cotidiana y es muy interesante para nosotros poder trasmitir los conceptos básicos que barajamos cada día en el acto de la donación de sangre. Hablamos con estos jóvenes y niños de las 70 vidas que se salvan cada día gracias a ella, de la caducidad de los diferentes componentes que se extraen con cada donación, de las condiciones en las que se puede donar y hasta de la posición que en nuestro caso la ciudad de Burgos ocupa en España en los índices de donación que nos sitúa en alternancia con Álava entre las dos primeras provincias.

Pero de nada sirve lo anterior si nuestros jóvenes no lo sitúan en su órbita de intereses y como en el caso que nos ocupa si no está entre las Huellas que ahora tan jóvenes han de seguir pero que en un futuro ya muy próximo habrán de marcar.

De ellos, nuestros niños/jóvenes es la responsabilidad del futuro de todos nosotros.

Felicidades al colegio Campolara y a Voluntared por esta iniciativa.

Pedro Luis de la Fuente Fernández

Vicepresidente de la hermandad de Donantes de Sangre de Burgos

RICHY                                                                                                                           Escuelitas rurales en Perú

Soy Richy , sacerdote Misionero burgalés.  El día 19 de diciembre presenté un proyecto educativo a los chavales del Colegio Campolara, ya que me pidieron desde Voluntared la posibilidad de darles a conocer como es la educación, sobre todo en otros lugares. Era la Huella que en nuestro equipo realizamos para  trabajar uno de los ODS. En concreto, el de una Educación de Calidad. Así pues, expusé el proyecto que llevamos a cabo en Perú, en concreto en la Selva Central en Pichanaki.

Atendíamos las Escuelitas rurales, apoyando a los niños de varias maneras:
– Apoyando su formación religiosa, para lo que preparábamos dinámicas, juegos, cantos… para compartir con ellos la Buena Nueva de Jesús.
– Dotábamos las escuelas de material escolar que recibíamos de donaciones.
– Garantizando a las familias que estaban en peor situación económica la dotación de alimentos.

Richy

La educación en Perú es un poco distinta a como se vive en España, aunque hay coles que están bien dotados, con materiales, profesores y buenas infraestructuras.

Pero la realidad rural de Perú es bien distinta. En algunas Escuelitas no tienen ni proyector, ni materiales para los profesores…. De hecho, lo normal, es que cada alumno lleve un cuaderno y un lápiz con el que ir apuntando lo que comenta el profesor y es su único recurso para poder estudiar. Así mismo, en ocasiones en estas Escuelitas solo hay un profesor para diversos niveles y eran grupos muy numerosos, teniendo que hacer un gran esfuerzo por adaptarse a las necesidades educativas de los niños.

Desde la parroquia tenemos un proyecto educativo de apoyo escolar a niños sobre todo de 1º a 4º de secundaria, apoyándoles en las dudas sobre las tareas que desde la escuela les planteaban. Ahí tenemos recursos como ordenadores e internet para resolver dudas o sobre temas de trabajos que deben elaborar. También realizábamos clases de apoyo de matemáticas, de inglés, lengua y comprensión lectora.

Desde la parroquia también ofrecíamos  talleres de música, guitarra, actividades lúdicas y educativas que van mejorando  poco a poco su formación.

Nos reuníamos también con los padres realizando una especie de escuela de padres donde tratamos de ayudar en la atención y educación de sus hijos.

Concluimos cantando entre todos, un villancico, ya que estábamos cercanos a la Navidad. ”El Cholito” (Villancico típico de Perú) identificando a Jesús con esos niños del Perú.

Espero que sirva para que desde ese conocimiento se valore la educación que poseen, los medios que tienen y descubrir que en otros lugares también hay niños y jóvenes que desean formarse, que desean una educación, aunque tengan que recorrer varios kilómetros para acudir a estudiar a la escuela.

Esta es la pequeña huella que puedo ofreceros, para que, entre todos, podamos ir transformando poco a poco la realidad.

Anuncios